Terapias Ortobiológicas

Terapias Ortobiológicas

¿Qué es la ortobiología?

La OrtoBiología es un nuevo desarrollo de la medicina regenerativa para la reparación y regeneración biológica de los tejidos lesionados del aparato locomotor.

Las terapias ortobiológicas tienen como objetivo la reparación del cartílago, hueso, tendones y músculos del aparato locomotor mediante la estimulación de recursos naturales del cuerpo para restaurar los daños causados por traumatismos o procesos degenerativos, ofreciendo así soluciones alternativas a los tratamientos tradicionales, médicos o quirúrgicos.

Este nuevo enfoque biológico incluye el uso del Plasma rico en Plaquetas (PRP) y la Fracción Estromal Vascular (SVF).

LA MEDICINA DEL SIGLO XXI

La historia de la medicina ha demostrado una constante evolución mediante los avances y descubrimientos científicos de cada época, y son innumerables las técnicas que han evolucionado durante el tiempo para lograr resolver los desafíos clínicos a los que se ha enfrentado la medicina, desde el descubrimiento de los gérmenes y bacterias en el siglo XVII, las vacunas en el XVIII, la genética en el XIX o la penicilina en el XX. Todo ello ha permitido que las terapias con células madre sigan el testigo como la gran aportación del siglo XXI y abran paso a la nueva medicina.

Gracias a estos avances ha nacido la Medicina Regenerativa con terapias celulares, que abarca multitud de especialidades médicas y se presenta como la gran revolución del siglo XXI, a través de los descubrimientos de la biología celular y molecular realizados durante los últimos 50 años y sobre todo con la comprobación de la potencialidad y seguridad las células madre adultas, se podría decir que la medicina ha evolucionado más en los últimos 20 años que los 20 siglos anteriores.

Todo esto ha dado lugar a una medicina más natural, eficiente y eficaz que potencia los mecanismos de reparación tisular en detrimento de los de reparación que han prevalecido hasta hoy. La Medicina Regenerativa ofrece la capacidad de mejorar y restaurar los tejidos lesionados, tanto por enfermedades como por traumatismos. En este sentido, la obtención de células mesenquimales adultas representan el gran avance clínico-científico del siglo XXI. Su efectividad y seguridad se ha demostrado ampliamente en muchos campos de la medicina.